RISOTTO CON AMANITA CAESAREA

16/07/2009

amanita caesarea diseñoComo estas semanas vamos a tener amanitas aquí presento una suculenta receta de risotto con amanitas:

 Ingredientes para 4 personas:

 200 gr. de Amanita Caesarea fresca

6 tazas de caldo de pollo o caldo vegetal

1 cebolla mediana picada

½  taza de mantequilla

1 ¾ tazas de arroz

½ taza de queso parmesano acabado de rallar

Sal y pimienta al gusto

 

Limpie y corte las setas en trozos pequeños. Caliente el caldo a fuego lento.

Saltee la cebolla en la mitad de la mantequilla hasta que esté dorada; añada el arroz y remueva para que los granos se impregnen con la mantequilla. Después, añada un cucharón de caldo y remueva hasta que el arroz se absorba. Continúe de este modo hasta que se haya evaporado todo el caldo. Después de 15 minutos, pruebe un grano de arroz para comprobar que esté al dente y entonces añada las setas. La textura final del plato debe ser un poco líquida, pero no caldosa.

Añada el resto de la mantequilla, el queso parmesano y un poco de sal y pimienta al gusto y, finalmente, remueva enérgicamente. Sirva inmediatamente.

Anuncios

¡¡ LAS PRIMERAS AMANITA CESAREA DEL VERANO!!

15/07/2009

AMANITA JULIO 2009

Considerada ya por los antiguos romanos como un manjar exquisito, esta seta es una de las más apreciadas por al gran público, por su delicado sabor y su escasez en al mercado. Con unos bellos colores “ naranja-amarillo” (muy vistosos), adquiere la forma de huevo en su juventud, cubierta por una volva blanca gruesa en sus primeros días de vida. Cuando crece el sombrero, puede llegar a medir 20 cm de diámetro y es probablemente el más carnoso de las setas comestibles con láminas.

 Al ser tan exquisita no necesita de grandes acompañamientos ni cocciones agresivas. Están excelentes en crudo aliñadas ligeramente con un buen aceite de oliva, un poco de vinagre de Módena y sal maldon. Otra opción es saltearlas un poco en la sartén y meterlas 10 minutos en el horno a 180º. Se pueden meter directamente al horno sin pasarlas por la sartén también. Otra opción es hacer un rissotto con parmegiano donde su perfume y melosidad lucen en todo su esplendor o una pasta larga tipo tagliattele.